Menú

Nivel Inicial

Documento sin título

 NIVEL INICIAL

*Nuestros objetivos otorgan particularidad al proyecto, por cuanto están orientados no solo a formar integralmente a los niños, con base en  el respeto hacia las personas, sino que además  nos enfocamos desde la primera infancia prioritariamente en  la educación en hábitos y valores.

Porque concebimos al Jardín de Infantes como un espacio donde los niños se apropian de contenidos que favorecen  su desarrollo evolutivo, realizamos un abordaje multidisciplinario del su seguimiento pedagógico.

Porque consideramos que el arte y el juego permiten al niño expresarse, favoreciendo su flexibilidad y capacidad de adaptación  a nuevas situaciones,  creando y representando el mundo que los rodea, proponemos experiencias de producción artística tanto plásticas, musicales, como literarias.

Porque el ambiente lúdico posibilita la comunicación, favorece la creación de  vínculos interpersonales y grupales, contribuyendo a desarrollar la capacidad de cooperación y  solidaridad,  priorizamos los momentos de juego.

Porque creemos que el niño no es un simple receptáculo de información sino un ser creador, un ser capaz de aprender a  elegir y seleccionar los elementos necesarios para su desarrollo total, proponemos situaciones que movilicen sus concepciones y conocimientos sobre el mundo.

*Para hacer viables estos propósitos,  logrando así una educación de calidad, hemos establecido pautas comunes  tanto para el equipo Directivo como Docente en general.

Por eso,  aunando nuestro compromiso y ejecutando proyectos específicos, definiendo recursos, tiempos y espacios,  consideramos como pilares que sustentan el proyecto:

  1. Presentar propuestas pedagógicas ajustadas  a las necesidades de los niños, partiendo de la génesis de su pensamiento.
  2. Jerarquizar del lugar del juego para favorecer el aprendizaje significativo, en particular,  el juego de construcción.
  3. Organizar adecuadamente de los contenidos, los tiempos, los espacios y los materiales.
  4. Acercar a los niños paulatinamente a la cultura, costumbres y tradiciones japonesas, a través de ritmos, canciones, juegos tradicionales, movimientos acompasados y  festividades  tradicionales.

        5    Desarrollar la capacidad creadora de los niños.
6    Priorizar el trabajo con hábitos, valores y normas
7    Contribuir a una adecuada relación  entre Escuela y Familia.

Propuesta

  1. Concebimos las situaciones de trabajo como un espacio en el que los niños se apropian de contenidos tomando la génesis de su pensamiento.

Nos referimos entonces a todos los aspectos, afectivo, lúdico, lógicos y motores.
Por lo tanto cabe destacar que se prima la etapa evolutiva de los niños en la selección de los contenidos y la elaboración de las actividades, respetando así sus intereses, sus tiempos, sus valores, sus iniciativas y sus deseos.
Estimulando su independencia y su autonomía.

  • Jerarquizamos el juego de construcción, en el que los niños ponen en  juego toda su imaginación y creatividad.

 

Los más grandes, mediante la elección del material a utilizar, como cajas de cartón de diferentes formas y tamaños, envases de plástico, diarios, papeles de diverso espesor, bloques de madera, de plástico,  podrán planificar su producto. Los más pequeños serán guiados por sus docentes, quienes los acompañarán en  tanto en la elaboración del producto cuanto en la elección del material a utilizar.
La importancia de ésta actividad radica en que cada niño,  de acuerdo con sus posibilidades,  pueda lograr su producto final.

Como afirma  Patricia Sarlé
“en el caso de los juegos de construcción, los niños pueden operar con los productos de su imaginación y materializar sus ideas…”

Es decir,  mientras realizan estas construcciones no sólo desarrollarán habilidades  teniendo en cuenta las relaciones espaciales, la proyección, la cantidad sino también  aspectos que tienen que ver con la física, entre ellas el equilibrio, la estabilidad, donde deberán de tener en cuenta cómo colocar por ejemplo las cajas o los bloques para que se mantengan en pié, sino también el desarrollo del lenguaje mientras realiza y planifica su producto y las relaciones interpersonales que enriquecerá aún más  la tarea.

Creemos que estas actividades que realizan los niños en el Jardín de Infantes, son el punto de partida en su formación como sujeto social, capaz de comunicarse, participar realmente y de acuerdo con sus posibilidades, en el medio social; cooperar, construir conocimientos y expresarse libre y creativamente. (Sarlé  2001).

Para enseñar en este contexto,  generamos momentos sistemáticamente destinados al juego – aprendizaje donde facilitamos variadas situaciones e instrumentos, cada vez más complejos, para que pueda ir construyendo aprendizajes realmente significativos, teniendo en cuenta su nivel evolutivo, sus necesidades e intereses.

Pero también destacamos el juego simbólico, actividad infantil  por excelencia, ya que le permite al niño desarrollar estructuras de conocimiento que favorecen a la incorporación de diversos contenidos escolares.

Cuando desde la sala de 2 años realizan juego  de roles,  producen en ellos movilidad y progreso en los conocimientos sociales como resultado de la intervención de la docente, que propicia el intercambio de información, la planificación o la revisión de la estrategia utilizada para resolver los problemas que aparecen o la confrontación de ideas en el transcurso de la propuesta.

En otros momentos, la interpretación de canciones, poesías, cuentos o hechos de la vida cotidiana permiten a los nenes adquirir herramientas y habilidades sociales, la conducta creativa o el aprendizaje de roles sociales.
Desde esta perspectiva, el juego permite abordar campos de conocimiento desconocidos conformando una forma natural  de intercambio ente el  sujeto y el objeto de conocimiento (Vigotsky 1979).

Los docentes en estos momentos de juego, teniendo objetivos claros, participará como guía, observador externo e intervendrá en situaciones  donde requieran de su acompañamiento.

 

  • Los niños aprenden mejor lo que elaboran a través de experiencias significativas y en interacción con  el medio.

                Las docentes escuchan, atienden y observan los conocimientos previos que traen los niños y los toman en las propuestas pedagógicas.
A partir de  un diagnóstico con una amplia mirada en cuanto a los temas a tratar,  se diseñan  proyectos, relacionando en ellos  las áreas pertinentes y permitiendo mejorar y ajustar lo necesario para lograr un mejor proceso de enseñanza aprendizaje.
La presentación de estas situaciones  no son rígidas ni impuestas sino placenteras y flexibles, ya que se desarrolla en un clima distendido donde los nenes actúan con total libertad, esto posibilitará que puedan ir  adquiriendo conocimientos significativos 

  • La capacidad de comunicarse en otras lenguas permite favorecer actitudes y valores relacionados con el aprecio y el respeto por distintos  modelos de vida y la aceptación de las diferencias a través del conocimiento de lo que otras culturas  pueden aportar a la propia.

Reconociendo que las lenguas se aprenden en formatos lingüísticos que se comparten, como explica Jerome Bruner, mediante  gestos, miradas y palabras, es así como la madre comunica a su bebé una idea, en la acción, sin desgajar palabras de contextos sociales. Por lo tanto,  siguiendo este esquema, enseñar una lengua extranjera implica actuar comunicando ideas y acciones a los niños en contextos reales y sociales de comunicación.
El niño comprende al principio solo algunas frases, acompañadas de gestos y de los elementos reales, luego se apropia de ciertas estructuras que le permiten ampliar su potencial comunicativo. Para finalmente ser él mismo quien comunique junto con la acción algunas ideas en la lengua extranjera.
“La palabra humana es más que simple vocabulario. Es palabra y... acción. Hablar no es un acto verdadero si no está al mismo tiempo asociado con el derecho a la autoexpresión y a la expresión de la realidad, de crear y de recrear, de decidir y elegir, y en última instancia de participar en el proceso histórico de la sociedad.”
Paulo Freire1 Freire, Paulo (1990). 
Para ello, nos proponemos, en consonancia con los principios expuestos  en este PEI:
Respetar los tiempos de aprendizaje. Es cierto que existen distintas etapas de desarrollo de una segunda lengua en los primeros años, pero son las estrategias que pone en juego el docente, las que facilitarán  en los niños la utilización del idioma.
Promover aprendizajes en contextos significativos. No se trata de enseñar vocabulario aislado de diversos temas sino de seleccionar y transmitir conocimientos referidos a temáticas, proyectos acordes a la edad, interés y necesidad de los niños. El uso del idioma debe ser planteado en contextos reales y naturales, en situaciones de la vida cotidiana y no en situaciones forzadas y artificiales
Ubicar al apoyo visual y al como protagonistas en este proceso. Se entiende por apoyo visual, la utilización de recursos tales como títeres, disfraces, láminas, fotografías, flashcards, libros, etc.
El apoyo auditivo se refiere a cassettes, cds, videos didácticos, etc.
Utilizar recursos expresivos. Poesías, rimas, canciones. Son la puerta de entrada a la enseñanza del japonés en los más pequeños a la vez que estimulan la producción oral y exponen a los chicos a un sin fin de palabras y estructuras nuevas para ellos.  Los cautiva la música, el ritmo, el sonido de las palabras y la dramatización en torno a las mismas. Invitan a la fantasía. Desarrollan la creatividad y la imaginación.
Realizar actividades TPR (Total Physical Response).Estas combinan estructuras gramaticales con movimientos corporales (coordinación entre el lenguaje y la acción).

Brindar espacios de juego. El juego es la estrategia didáctica por excelencia en el Nivel Inicial y con respecto a la enseñanza del idioma, favorece la comprensión y adquisición de habilidades comunicativas.

Establecer rutinas diarias. Estas involucran en primer lugar, el intercambio inicial durante el cual los alumnos comienzan a comunicarse entre sí y con sus docentes y a expresar sus emociones y sentimientos a diario, el momento de la merienda, el momento de sacar y guardar las pertenencias, el momento de los desplazamientos al baño, patio entre otros. Allí es posible trabajar los hábitos de cortesía, orden e higiene.

Jerarquizar festejos típicos. A través de diferentes propuestas los niños comienzan a relacionarse paulatinamente con la cultura Japonesa.
El cronograma es el siguiente:
5 de mayo: Día del niño Japonés “Kodomo No Hi” (con presencia de los abuelos de 4 y 5 años)
7 de julio: Día de las estrellas “Tanabata” (con presencia de los abuelos de 2 y 3 años)
Septiembre: “Undokai Familiar”.
Noviembre: Fiesta de la cultura. “Bunkasai”

5     Buscamos atender el interés innato que tienen los niños por las artes: la  música, la expresión plástica, literaria y  corporal, por eso las actividades que se realizan en este Jardín apuntan a valorar esas posibilidades despertando en ellos nuevas emociones, aumentando sus conocimientos, su capacidad selectiva, la expresividad en sus diferentes manifestaciones.
Es así como desde las clases de expresión corporal todos los niños desde la sala de 2 hasta 5 años comienzan a reconocer las posibilidades expresivas que brinda su cuerpo.
En las clases de Música los niños no solo se expresan con su voz, sino con el cuerpo dramatizando canciones y desarrollando habilidades en el uso y ejecución de diferentes instrumentos.
Con respecto al área literaria, se propician diferentes actividades de exploración y producción de textos como (cuentos o rimas) para que los niños se expresen libremente y pongan en juego su creatividad.
En relación a la plástica nuestro propósito es acercar a los niños nuevas posibilidades de aprendizaje para que, mediante la exploración y `posterior dominio de diferentes materiales y herramientas,  puedan ir creando sus primeras producciones artísticas.

  • Nuestra  propuesta educativa desde las edades más tempranas está basada en favorecer la paulatina incorporación, comprensión y elaboración temprana de hábitos, valores y normas, allí los niños a través de diferentes actividades concretas son ayudados a descubrir y apreciar la importancia de los mismos. De esa manera podrán integrarlos natural y espontáneamente.

Se privilegian los hábitos de orden, higiene y cortesía, así como, progresivamente, el sentido de la responsabilidad y la solidaridad.

Nuestra propuesta  no considera “autónomo” a un niño porque cumpla con ciertas rutinas,  sino que se propone generar situaciones en las  que  comience a reconocer el significado  que estas actividades tienen para la vida en común.
Por eso, vamos a buscar y sostener es que, más que responder a una consigna automática,  los niños sean personas autónomas y capaces de tomar decisiones, y puedan paulatinamente tener en cuenta del por qué la necesidad de cooperación, de colaboración y el respeto hacia los demás los hace actuar de determinada manera en determinados lugares,  para lograr una buena convivencia

  • Nuestras acciones pedagógicas buscan el diálogo permanente y la participación de   las familias.

Para que nuestra acción educativa sea eficaz, es necesario que la participación y colaboración de los padres sea activa, discriminando y acordando campos de acción de cada uno de los actores, sean padres y/o docentes,
Consideramos que desde la experiencia y el saber hacer  docente, es posible brindar apoyo a las familias, desde el inicio de la escolarización de su hijo en el Jardín,  valorando y respetando lo que cada uno trae de su entorno familiar.
Desde nuestra Institución Educativa  se proponen diferentes canales de comunicación entre padres,  directivos y docentes.
Consideramos que si tenemos claros objetivos de nuestra tarea y no perdemos la intencionalidad pedagógica que debe caracterizar la participación de los padres en el ámbito del Jardín, lograremos afianzar buenos vínculos entre la familia y el Jardín.

 

Objetivos generales

  • Generar un clima de afecto y confianza mutua.
  • Ofrecer múltiples y variadas situaciones donde los niños puedan desarrollar la capacidad de crear.
  • Favorecer al aprendizaje significativo en propuestas basadas en el juego libre y reglado.
  • Valorar la educación integral basada en el respeto mutuo, y los hábitos.
  • Valorar la diversidad de culturas, historias personales, promoviendo al mismo tiempo la pertenencia a la comunidad.
  • Organizar adecuadamente los contenidos curriculares de modo que contemple las características de cada edad y las necesidades de cada niño.
  • Fortalecer los vínculos de ambas culturas, Argentino _ Japonesas a travès de diferentes actividades culturales.
  • Crear buenos vínculos entre la Escuela y la Familia .

Registro de usuarios

Instituto

Bienvenidos a Nichia Gakuin

Curso básico de Sushi


Profesor: Claudio Agarie
3 clases demostrativas con degustación. Inicio: sábado 27 de mayo a las 14 hs
Siguientes clases: 03 y 10 de junio Horario: de 14 a 17 hs.
Valor total del curso $2900 Incluye todo el material a utilizar/degustar.